Abel Azcona

abel

Abel Azcona es un artista visual español vinculado especialmente al arte del performance, sin embargo a partir de su obra explora y presta gran atención al resultado plástico por lo que está relacionado con medios como la fotografía, el video, la instalación y la escultura. Su obra se puede definir bajo dos ejes explorados entre sí a través de una constante sinergia: el autobiográfico y el crítico. Esto hace que obra sea muy ambigua, y sea considerada un retrato personal. Estas reflexiones encuentran en el arte una herramienta de crítica, pero también una herramienta de autoconocimiento que pone en cuestionamiento reflexiones de la sociedad a la que hace parte. Azcona invita al espectador a compartir su experiencia atrayéndolo a su mundo interno.

Su exploración artística considerada altamente autobiográfica indaga en su infancia marcada por experiencias de abandono y maltrato infantil, siendo su madre biológica referente clave de su experiencia y por tanto de su creación artística. El sentimiento de abandono experimentado por primera vez por parte de su madre, quien ejercía la prostitución, así como su paso por diferentes centro de acogida, instituciones mentales y diferentes familias, son determinantes en la forma en que Azcona se expresa. Su vida y su experiencia está unida a su creación y por eso no repara en compartirlo con el público a través de sus acciones o procesos. En sus trabajos de esta intimidad, Azcona es conocido por abordar el dolor y la resistencia física, sometiéndose a azotamientos, intoxicaciones, agresiones y diferentes torturas tanto físicas como psicológicas y no duda en enfrentarse a sí mismo. Azcona cuenta que cuando el dolor interno es tan fuerte, el dolor externo llega a desaparecer; utiliza el dolor para empatizar con sus propios sentimientos y sus propias experiencias en la infancia y la adolescencia. Además afirma que en el momento que se autolesiona es él quien toma la decisión de alterar la forma de su cuerpo, al contrario que una mujer o un niño maltratado sin poder de decisión.

WEB

Paralela y consecuentemente, el artista navarro realiza obras de alto contenido crítico: aborda temas como el feminismo, la sexualidad, las desigualdades, la política o la religión, y busca poner en evidencia estos temas en la sociedad. El artista pone en tela de juicio la propagación de los estereotipos, de la misoginia y de las ideas preconcebidas sobre el papel del hombre y la mujer, por lo que sus cuestionamientos buscan ir mas allá de las identidades estructuradas de la sociedad. En el 2012 a través una investigación sobre el fundamentalismo en las religiones durante una residencia en Berlin, Azcona realiza fuertes críticas contra el fundamentalismo islámico al ingerir página por página el libro sagrado del Corán dentro del performance Eating a Koran. Como consecuencia, recibió amenazas por diversos medios, hecho que no permitió en ningún momento que el artista se desvinculara a realizar dichas críticas o se viera forzado a cambiar su manera de trabajar. Por el contrario, en el 2013 inicia un trabajo que busca fundamentar su ejercicio crítico dentro de la sociedad dentro de un manifiesto artístico y filosófico titulado “Teoría Involuntaria de una Muerte Confrontada”. Dicho manifiesto es presentado junto con otros artistas dispuestos a desarrollar proyectos artísticos que transgredan los peligros de la crítica y se vean enfrentados con su propia muerte.

Como consecuencia de estos interrogantes surge una amplia gama de representaciones que busca poner en acción constantemente; tal es su compromiso con el arte preformativo que el artista afirma su presencia en su cotidianidad. Participa activamente de actividades culturales en el entorno en que habita, del mismo modo que su obra ha traspasado las fronteras del arte para llegar más allá de los espacios de la galería o el museo. Sus reflexiones son inherentes a todas las instancias de la sociedad por lo que el artista busca hacerse espacios en el espacio público asignándole a su vez otras significaciones. Igualmente, ha desarrollado un trabajo de formación en torno al performance por medio de Workshops con artistas en proceso de aprendizaje que permite el intercambio de experiencias y cuestionamientos lo cual alimenta su actividad.

Para muchos es fácil afirmar que la obra de Abel Azcona está llena de sexualidad y tristeza, igualmente su trabajo refleja una personalidad cambiante: performance art con una estética muy cuidada contrastan con otros trabajos sucios, desagradables y que Azcona define como “grotescos”, y que hablan de gestación, abandono, prostitución, maltrato, feminismo, desigualdades o ambigüedad. “Si nos desagrada lo que vemos, es más por su cercanía con la realidad que por su cercanía con la vulgaridad” afirma. Es de esta forma como el artista busca generar tensiones y puntos catárticos que permitan al espectador involucrarse a su obra, quizás apropiándose y generando nuevos interrogantes subjetivos.

En el 2005 realizó sus primeras obras de performance art creando y dirigiendo un colectivo de artistas de acción, como alumno de la Escuela de Arte de Pamplona. En su primer trabajo en Homo (2005), denuncia la falta de libertad y respeto hacia la diversidad sexual. Desde entonces ha realizado innumerables acciones y proyectos. Su obra ha sido presentada en diversos museos, centros de arte contemporáneo, galerías y espacios artísticos de países como España, Portugal, Francia, Italia, Dinamarca, Inglaterra, Alemania, Grecia, México, Venezuela, Perú, Argentina, Estados Unidos, Colombia, China, Filipinas y Japón.

twitterfb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>